El asesinato de las aves se realiza diez segundos después de pasar por la aturdidora, aunque esto puede alargarse hasta treinta segundos en caso de que el asesinato se realice de forma manual. Se emplean diversas formas de asesinato:

Punzamiento. Se rompe con un punzón la arteria carótida común y la vena yugular.
Degüello interno. Se corta la vena yugular y la arteria carótica en la cavidad bucal con una tijera.
Degüello externo. Se realiza un corte al lado del cuello, bajo las orejas.
Asfixia en atmósfera controlada. En un habitáculo hermético donde se introducen a las aves, el oxígeno es sustituido por una mezcla de nitrógeno y argón.

Tras este momento, las aves van pasando a determinada velocidad por un tunel, para el desangrado completo. El desangrado durante entre un minuto y medio y tres minutos. La sangre cae a un recepiente, y termina en un depósito que es recogido con posterioridad.

Las aves son escaldas, con el objetivo de aflojar la inserción de las plumas en los folículos, y así facilitar el posterior desplumado. Normalmente se produce a través de la inmersión en agua caliente, distinguiéndose entre dos tipos:

Escaldado alto. El animal es sumergido entre 60 y 90 segundos en agua a temperatura de 60-64ºC.
Escaldado bajo. El animal es sumergido entre 120 y 180 segundos en agua a temperatura de 49-52ºC.

Todas las aves que no hubieran muerto con anterioridad, por desgracia algunos aún estarán conscientes y morirán en el proceso de escaldado.

Asfixia en atmósfera controlada

En este método, las aves son llevadas en las jaulas de transporte desde los camiones hasta una cinta que las llevará a un habitáculo hermético en el que el oxígeno será sustituido por una mezcla de nitrógeno y argón. Posteriomente y una vez muertas serán colgadas de ganchos que llevarán sus cuerpos sin vida hacia la máquina que les cortará el cuello.

Asesinato ritual

El judaísmo y el islam prescriben una forma ritualizada de asesinato de ciertos animales, entre los cuales se incluyen los pollos. En ambos casos, dicha forma de asesinato supone a los animales un sufrimiento añadido con respecto a la forma convencional.

El judaísmo considera que sólo son aptos para el consumo los alimentos kosher, que deben cumplir una serie de requisitos. entre ellos una forma de asesinato ritual denominada shejitá. Este asesinato se realiza sin aturdimiento previo, y consiste en que el matarife (denominado shojet) realiza un corte profundo y uniforme en la garganta con un cuchillo afilado y sin ningún defecto. El animal va desangrándose hasta que muere. En ocasiones es el mismo rabino quien cumple las funciones del matarife.

Los alimentos considerados aptos para el consumo humano por el islam son denominados halal. Dentro de dichos preceptos se encuentra una forma de asesinato ritual de los animales, denominada dhabiha. Esta forma de asesinato es similar a la shejitá, practicada en el judaísmo, y también consiste en realizar un corte en la garganta con un cuchillo afilado hasta que el animal muere desangrado, sin aturdimiento previo. El asesinato puede ser realizado, según los preceptos islámicos, por cualquier musulmán adulto y mentalmente sano.