En las hembras destinadas a reproducción, se les palpa el abdomen para comprobar si la masa de huevos está libre. Este proceso les resulta terriblemente estresante y se realiza varias veces antes de la extracción de los huevos.

Los huevos son extraídos con la mano o con una aguja que inyecta aire comprimido en su cuerpo. En ese proceso a veces les quitan los ovarios. De todos modos, la mayoría son matadas después porque no es rentable esperar a que se recuperen.

A los peces macho se les extrae el semen varias veces antes de matarles, lo que también les provoca sufrimiento.

Como vemos, estos animales son considerados animales de producción / reproducción e igualmente explotados como sucede con otros animales hembra (vacas “lecheras”, gallinas “ponedoras”, cerdas “reproductoras”, etc.)