Según las recomendaciones del DEFRA, los patos deberían estar sin comer al menos durante 6 horas antes de ser matados para asegurarse que sus intestinos esten vacíos.

Aunque mantenerles sin comer durante más de 6 horas puede resultar en que pierdan peso, en la práctica esto es inevitable debido al gran número de animales implicados.

Tras ese periodo sin acceso a comida, se les mata mediante la dislocación del cuello o cortándoles la garganta tras ser aturdidos.

Aturdimiento

Electroshocks. Al igual que se hace con otras aves, los patos a veces son aturdidos previamente mediante un baño en agua salada electrificada. Esta corriente eléctrica les provoca supuestamente un shock epiléptico que les deja insensibles, si bien ello depende del voltaje de la corriente y de la velocidad de la cadena. Cuando la cadena de animales va a una velocidad más baja de lo habitual, las aves tienen tiempo a levantar la cabeza y evitar el contacto con el agua electrificada.

Pistola de proyectil cautivo Otro modo de aturdimiento consiste en el disparo de una bala cautiva con una pistola accionada con aire comprimido. Esta bala penetra en el cráneo del pato y daña su cerebro de modo que le deja inconsciente. Este método no es empleado tan habitualmente como el aturdimiento eléctrico pues requiere un proceso manual y dependiendo de la colocación de la pistola en algunas ocasiones los patos siguen conscientes tras el disparo.

Muerte

Dislocación. Consiste en romper el cuello a los patos, aunque no es fácil de realizar y puede resultar en un gran estrés y dolor para los animales, especialmente cuando son muchos. Aproximadamente el 10% de los patos mueren de este modo.

Corte del cuello. Se realiza un corte en el ave de modo que se seccione la yugular y empiece a desangrarse. Esto se hace generalmente de modo manual y el alto ritmo de la cadena del matadero suele resultar en que las aves no se desangran lo suficiente. Dado que antes de ser desplumados las aves supuestamente tienen que estar desangradas, a veces se les introduce en conos para que se desangren en ellos sin poder moverse. Suelen tardar más de 2 minutos en desangrarse lo suficiente.

Tras el desangrado se procede al desplumado y extracción de sus órganos internos y su posterior descuartizamiento.

Sólamente en Inglaterra 20 millones de patos y pavos son matados cada año.

FUENTES
Slaughter statistics, 2004, Defra