Patos y gansos son criados y matados por millones para satisfacer la demanda de carne de estos animales. Para ello, son mantenidos en naves industriales donde no pueden satisfacer sus comportamientos naturales y en cambio tienen que permanecer a oscuras entre la suciedad y los excrementos, sin poder limpiarse las plumas como les gusta hacer.

No pocos de ellos padecerán trastornos psicológicos y se acaban arrancando las plumas o atacándose unos a otros. Para evitar esto, generalmente les cortan el extremo de sus sensibles picos -sin anestesia- y muchos mueren por las infecciones posteriores o de desnutrición al no poder alimentarse con normalidad debido al dolor. No podrán migrar, relacionarse entre ellos de forma natural, construir sus nidos ni criar a sus pequeños. Nunca verán el sol ni sentirán el aire fresco excepto cuando sean metidos en un camión en dirección al matadero. Tampoco podrán disfrutar de nadar, algo que harían naturalmente y de hecho los patos salvajes suelen pasar el 80% del tiempo en el agua donde juegan, nadan y se alimentan.

En las granjas apenas tienen acceso al agua ni siquiera para poder limpiarse los ojos y los orificios nasales, lo que acaba siendo origen de infecciones. Muchos morirán antes de llegar al matadero por problemas de salud o el estrés de esa vida miserable. Los patos pueden vivir 15 años, pero los que son criados para consumo son matados a las siete semanas. En esas semanas algunos desarrollas problemas psicológicos y muestran comportamientos anormales y estereotipados debido al estrés.

Dado que no es posible prevenir las heridas causadas por otras aves de forma eficiente bajo condiciones de cría en granja, se recomienda la cuidadosa amputación de las puntas de los picos y de las garras... Los patos están siendo alojados cada vez más bajo condiciones intensivas, y las heridas durante su crecimiento están siendo más y más evidentes.

Cuarto Symposium Europeo sobre Bienestar de Aves. [1]

Los patos suelen arrancarse las plumas debido al estrés de estar encerrados y a la frustración constante por la falta de agua, la escasa alimentación y los excrementos. [2] Para evitar que las heridas sean mayores, se les cortan las puntas de los picos, picos que están llenos de nervios y terminaciones nerviosas, que nunca les volverán a crecer y que les causará trastornos el resto de sus vidas. [3]

El Instituto de Investigación de Pequeños Animales afirma:

El corte del pico implica una operación de una región sensible lo que resulta doloroso y puede decirse que causa restricciones a la función del pico. [..] No hay sustitución funcional a las estructuras perdidas. La pérdida de los corpúsculos de Herbst y de los vasos sanguíneos incapacitan severamente la función del pico como un órgano utilizado para probar. [4]

Muchos viven sobre un suelo de rejilla de alambre lo que resulta en descontrol del equilibrio, heridas y laceraciones en pierna y articulaciones así como en la deformación y atrofiamento de las articulaciones. [5]

Cuando han crecido lo que se considera suficiente para ser rentable económicamente -tanto que sus patas quedan atrofiadas y apenas pueden caminar- son metidos en jaulas de transporte y subidos a un camión que les llevará al matadero. Una vez allí, aquellos que hayan sobrevivido serán colgados bocaabajo y les cortarán la garganta. Algunos de ellos seguirán todavía conscientes cuando sean sumergidos en el agua hirviendo del tanque de escaldado donde tratarán inútilmente de escapar y acabarán ahogándose. Posteriormente serán desplumados, destripados y descuartizados para ser empaquetados y servidos en los restaurantes y supermercados.

Sólamente en Inglaterra más de 20 millones de patos son matados para consumo humano.

Foie-Gras

El término "foie-gras" quiere decir literalmente "hígado grasiento" y consiste en el hígado hinchado de patos o gansos machos que son alimentados forzadamente con enormes cantidades de comida hasta que sus hígados crezcan mucho más allá del tamaño normal -hasta 10 veces el tamaño de un hígado normal- [1]. Entre dos y tres veces al día les meten tubos metálicos por la garganta para introducirles más de un kilo de una mezcla de granos y grasa a presión hasta su estómado mientras luchan desesperadamente por liberarse [2][3][4]. Los tubos les causan heridas en las gargantas y el esófago, a veces provocando hemorragias internas que les causan la muerte o un sufrimiento que no cesará hasta que mueran. En algunas granjas un mismo trabajador fuerza hasta 500 aves tres veces al día [5]. Dado este ritmo, a menudo los patos son tratados de forma brusca, muchos presentan heridas y fracturas en las alas [6][7].

Muchos patos no pueden mantenerse de pie o tienen dificultades para ello debido a su hígado hipertrofiado, y muchos se arrancan las plumas unos a otros e incluso canibalizan a otros por el estrés [8].

Algunos países como Inglaterra, Austria, Alemania, la República Checa, Finlandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Dinamarca e Israel han prohibido estas práctica.

FUENTES
[1] Welfare of Waterfowl. Rauch, Pingel and Bilsing, Proceedings of Fourth European Symposium on Poultry Welfare,1993 p141
[2] Ducks and Geese. MAFF, Reference Book 70. 1986
[3] Raud, H. & Faure, J.M., Welfare of Ducks in Intensive Units, Rev. Sci. Tech. Off.. Int. Epiz., 13 (1), 125-129, 1994
[4] Matthes, S & Marquardt, G., Histology of the Muscovy Duck’s Beak with and without Trimming. Institute for Small Animal Research.
[5] Welfare of Waterfowl. Rauch, Pingel and Bilsing, Proceedings of Fourth European Symposium on Poultry Welfare,1993 p141
[6] Scientific Committee on Animal Health and Animal Welfare.
[7] Scientific Committee on Animal Health and Animal Welfare, “Welfare Aspects of the Production of Foie Gras in Ducks and Geese,” 16 Dec. 1998.
[8] Institut National de la Recherche Agronomique, “Production de Foie Gras, Gavage et Bien-être,” 2004.
[9] D. Guémené et al., “Force-Feeding Procedure and Physiological Indicators of Stress in Male Mule Ducks,” British Poultry Science 42(5) (2001): 651.
[10] World Animal Foundation, “Foie Gras,” 2005.
[11] Farm Sanctuary, “The Welfare of Ducks and Geese in Foie Gras Production: A Summary of the Scientific and Empirical Evidence,” 2004.
[12] Scientific Committee on Animal Health and Animal Welfare.
[13] Scientific Committee on Animal Health and Animal Welfare.