Los métodos de aturdimiendo para cerdos pueden ser la electronarcosis (aplicando una descarga en la cabeza con unas pinzas eléctricas) o la cámara de gas.

El aturdimiento es aceptado sin problema por la industria ganadera por dos motivos. En primer lugar, supone que la carne resultante tenga un mejor sabor. Asimismo, con el aturdimiento se consigue que la conciencia de los consumidores de carne esté más tranquila, lo cual provoca un aumento de la demanda (este es un ejemplo más de norma bienestarista que en la práctica supone un aumento de animales encarcelados y asesinados).

Los métodos empleados de aturdimiento son los siguientes:

Descargas eléctricas

La electronarcosis es el método de aturdimiento más empleado, consistente en aplicar una descarga con unas pinzas eléctricas. La descarga puede realizarse sobre la cabeza, o conjuntamente sobre la cabeza y otra parte del cuerpo (cabeza-corazón o cabeza-espalda). Al aplicarse sólo sobre la cabeza, se usan unas pinzas con dos electrodos, que se aplican en los lados de la cabeza. Dichos electrodos provocan una insensibilidad reversible, que se extiende entre treinta a cuarenta segundos.Si el animal no es desangrado antes de 15 segundos recuperará la sensibilidad mientras es degollado Los dos equipos más comunes de descarga son: el de bajo voltaje (70-150V), que es aplicado de 3 a 7 segundos, durante los cuales el animal puede sufrir una descarga dolorosa antes de quedar aturdido; y el de alto voltaje (150-700V). Si la descarga es inferior a lo establecido por las normas, el animal no quedará insensibilizado, sino que sufrirá una parálisis generalizada doloros. En cambio, si la descarga es superior a lo marcado, el animal puede sufrir fracturas óseas, equimosis y hemorragias. En el caso de que la descarga se aplique también sobre otra parte del cuerpo, se aplica un tercer electrodo en la médula espinal o en la zona de proyección del corazón. Así, la corriente pasa de los electrodos de la cabeza al tercer electrodo. En el aturdimiento cabeza-espalda, si la distancia entre el tercer electrodo y los de la cabeza es muy corta, no se provocará un paro cardíaco al no estimularse el corazón. Asimismo, si la distancia es muy larga, la descarga provocada producirá un paro cardíaco doloroso antes de que el cerdo quede inconsciente.

Cámara de gas

La cámara de gas supone encerrar a los animales en una habitación donde se les administra una mezcla de anhídrido carbónico y oxígeno. Este método tarda aproximadamente 21 segundos en hacer que los cerdos pierdan la sensibilidad aunque depende mucho de la raza y características genéticas del cerdo -los humanos también reaccionan de forma diferente ante las altas concentraciones de dióxido de carbono.

Ambos métodos pueden ser inefectivos debido a las prisas de los matarifes o a un tiempo excesivo entre el aturdimiento y el corte de garganta, que puede hacer que el animal recupere la consciencia, como de hecho ocurre en un alto porcentaje de los casos.

Un estudio realizado durante tres años en 29 mataderos de Inglaterra reveló que el aturdimiento es a menudo insuficiente. El 36% de los cerdos eran aturdidos de mala forma y un 15,6% de ellos tenían que volver a ser aturdidos. El 20,5% recuperaba la consciencia cuando iban a cortarles la garganta.

Tras el aturdimiento se les cuelga bocabajo de las piernas traseras en una guía anclada en el techo que les transporta hacia donde espera el matarife para degollarlos. El matarife produce una incisión profunda en la papada del animal para alcanzar los grandes vasos sanguíneos poco antes de su llegada al corazón. Finalmente, la mayoría de los cerdos mueren desangrados antes de llegar a la cámara de escaldado, donde por desgracia algunos entrarán aún conscientes.

FUENTES
Guía de mejores técnicas disponibles del sector porcino. [Madrid]: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 2006. Disponible en web: .
España. Real Decreto 324/2000, de 3 de marzo, por el que se establecen normas básicas de ordenación de las explotaciones porcinas. Boletín Oficial del Estado, 8 de marzo de 2000, núm. 58. Artículo 2.2
Sistemas de producción en porcino. En: Agroinformacion.com [en línea]. Disponible en web: .
España. Real Decreto 1135/2002, de 31 de octubre, relativo a las normas mínimas para la protección de cerdos. Boletín Oficial del Estado, 20 de noviembre de 2002, núm. 278. Unión Europea. Reglamento (CE) nº 1/2005 del Consejo de 22 de diciembre de 2004 relativo a la protección de los animales durante el transporte y las operaciones conexas y por el que se modifican las Directivas 64/432/CEE y 93/119/CE y el Reglamento (CE) nº 1255/97. Diario Oficial de la Unión Europea, 5 de enero de 2005. Anexo I, capítulo I, artículo 3.
España. Real Decreto 324/2000, de 3 de marzo, por el que se establecen normas básicas de ordenación de las explotaciones porcinas. Boletín Oficial del Estado, 8 de marzo de 2000, núm. 58.
Anil y McKinstry "Summarised Results of a Survey of Pig Abattoirs in England and Wales" Agosto, 1993.