El viaje más largo...

Arrancadas de las granjas donde sobreviven a varios años de esclavitud, las vacas explotadas por su leche o carne tiene que soportar antes de llegar al matadero un viaje donde el dolor, el stress y la angustia de un trayecto que puede durar días lo convierten en insoportable. Demasiadas veces estos trayectos se realizan sin agua ni comida, falleciendo muchas de ellas a consecuencia del angustioso viaje.

Los camiones han cambiado poco a lo largo de los años, con los mataderos y las granjas lejos unos de otros (a veces los animales son trasladados a otras ciudades e incluso otros países) los animales padecen no solo padecen daños psicológicos sino también daños físico provocados por los suelos del camión o el trato de los operarios.

Apartados de sus madres, empujados hacia el mercado

Pocos después de haber nacido, los terneros macho hijos de las vacas lecheras son alejados de sus madres y arrastrados por las orejas, a golpes o empujados a la espera de ser vendidos o llevados a cajones de madera donde permancerán sin apenas moverse hasta el día de su muerte, aproximadamente a las 16 semanas de edad.